Y dijo Dios, hagamos la familia (04/07/2021)

Y DIJO DIOS, HAGAMOS LA FAMILIA (04/07/21)

                       

 

Dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y los reptiles de la tierra». Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó.” Gn 1,26-28

 

Esta narración de la creación del ser humano, culminación de su obra creadora,  nos revela la grandeza de Dios y al mismo tiempo la del hombre que ha sido creado a imagen de Dios. Y a la vez el proyecto de una comunidad de amor y de vida a imagen también de Dios Trinidad.

 

Se ha dicho muchas veces que la familia es la célula base de la sociedad humana. Venimos al mundo en una comunidad de amor que es la familia, crecemos, nos alimentamos, somos educados, respiramos la atmósfera de una cultura, en el seno de una familia. «El Creador del mundo estableció la sociedad conyugal como origen y fundamento de la sociedad humana»; la familia es por ello la «célula primera y vital de la sociedad» (C. Vaticano II, Ap. Act. 42)

 

Este es el plan de Dios, este es su maravilloso proyecto para la vida del ser humano en la tierra, que se va transmitiendo a través del tiempo.

 

¿Será por eso precisamente que la familia es especialmente atacada y  combatida? ¿Será también por el hecho de ser la familia imagen de Dios, porque nos lleva demasiado directamente a la realidad de un Dios que es amor, incluso simplemente a nivel natural,  prescindiendo incluso de la Revelación que tenemos en las Sagradas Escrituras?

 

Una vez más, la idea de un hombre o una mujer totalmente autónomos,  sin depender de nada ni de nadie, sin arraigo en ninguna fuente de vida ni de moralidad es lo que se nos intenta imponer bajo la apariencia de una idea irreal de libertad. Un ser humano sin Dios, sin familia, sin vínculos ni compromisos de ningún tipo.

 

El Papa Francisco, consciente del momento delicado que vive la familia,  ha convocado un Año especial dedicado a la familia, que se ha inaugurado el pasado 19 de marzo de 2021, solemnidad de San José, en el quinto aniversario de la publicación de la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”, y que finalizará el 22 de Junio de 2022, con el Encuentro Mundial de las familias en Roma.  Precisamente a partir de la celebración de este aniversario, el Santo Padre quiere ofrecer a la Iglesia la oportunidad de reflexionar y profundizar sobre el contenido de aquella exhortación apostólica, fruto de un intenso camino sinodal, que aún continúa a nivel pastoral.

Podría ser una buena ocasión también para leer de nuevo la Carta Encíclica del Papa san Juan Pablo II “Familiaris consortio”, sobre la familia.

 

Los objetivos que se plantean para este año son los siguientes

  • Difundir el contenido de la exhortación apostólica “Amoris Laetitia”, para hacer experimentar que el Evangelio de la familia es alegría que «llena el corazón y la vida entera» (AL 200).
  • Anunciar que el sacramento del matrimonio es un don y tiene en sí mismo una fuerza transformadora del amor humano. (Cf. AL 203).
  • Hacer a las familias protagonistas de la pastoral familiar. Para ello se requiere «un esfuerzo evangelizador y catequístico dirigido a la familia» (AL 200), ya que una familia discípula se convierte también en una familia misionera.
  • Concienciar a los jóvenes de la importancia de la formación en la verdad del amor y el don de sí mismos, con iniciativas dedicadas a ellos.
  • Ampliar la mirada y la acción de la pastoral familiar para que se convierta en transversal, para incluir a los esposos, a los niños, a los jóvenes, a las personas mayores y las situaciones de fragilidad familiar.

“Apoyemos a la familia, defendámosla de todo lo que comprometa su belleza. Acerquémonos a este misterio del amor con asombro, discreción y ternura. Y comprometámonos a salvaguardar sus preciosos y delicados vínculos”, nos dice el Papa Francisco.

+ Salvador Cristau i Coll

Bisbe Auxiliar

Contenido relacionado

Carta Dominical (04/07/2021)