DOMINGO VII DE PASCUA - SOLEMNIDAD DE LA ASCENCIÓN DEL SEÑOR